Quién soy

Mi nombre es Pablo Palacio. Nací un sábado de marzo de 1978 en Buenos Aires. Mido poco menos de 1,70, tengo los ojos verdes y el pelo algo enrulado. En las redes sociales mi seudónimo es Viajero Cualquiera. 

Gracias al incentivo que tuve de mis padres, desde chiquito fui adquiriendo el gusto por viajar, por escuchar música y por escribir. Ellos me llevaron a Bariloche antes de que cumpliera un año, los dos escuchaban a los Beatles, me leían cuentos y jugaban a escribir poemas. Cuando tenía tres años fuimos a conocer Walt Disney World, y aunque no lo recuerdo estoy seguro de que lo debo haber disfrutado muchísimo. Mientras iba creciendo, otros viajes en familia me permitieron visitar más rincones de Argentina (la Costa Atlántica, Córdoba e Iguazú, por ejemplo), Uruguay y Brasil. Las primeras vacaciones por mi cuenta fueron las típicas dos semanas en la playa con un grupo de compañeros del colegio secundario. El primer viaje que hice con una mochila fue a los 19 años, junto a dos amigos por Europa durante tres meses. El segundo fue para recorrer Bolivia y Perú.

Hasta mis 22 años viví en varios barrios de Buenos Aires: Caballito, Pompeya, Belgrano, Palermo, Colegiales y Saavedra. Como verán, estoy acostumbrado a las mudanzas desde hace bastante. En cada uno de esos barrios encontré, y aún encuentro, muchas cosas interesantes que merecen conocerse. Ellos hacen a mi esencia porteña, así como el centro de la ciudad, ese mágico lugar por el cual tantas veces he deambulado. 

A los 22 años me mudé a Madrid, persiguiendo el deseo de irme durante algún tiempo fuera de mi ciudad natal, fuera de mi país. Estando allá residí en cuatro barrios distintos: Callao, Francos Rodríguez, Malasaña y Alto de Extremadura. Durante esta etapa generalmente compartía casa, lo que me permitió conocer un montón de gente de diferentes orígenes. Nunca dejaré de considerar a Madrid como mi segundo hogar, allí quedaron muchas experiencias importantes de mi vida. Por uno u otro motivo, además, estuve viviendo temporalmente en Málaga, Vigo y Valencia, sitios de los que guardo muy buenos recuerdos. Como en Europa todo parece estar cerca de todo tuve la posibilidad de viajar por varios lugares del continente, así como por muchas ciudades y pueblos de España. Por aquellos años también pude visitar dos países que me atraparon especialmente, México y Turquía.

Volví a vivir a Buenos Aires con 28 años, en la memoria me traje un millón de momentos imborrables. Afortunadamente mis amigos me estaban esperando todavía. Cuando uno se va afuera durante tanto tiempo y después regresa, redescubre cada rincón de su ciudad como si fuera la primera vez. Por lo menos eso me pasó a mí. En este nuevo periodo compartí dos casas, primero una en el barrio de Saavedra y luego otra en el de Villa Crespo, y en ambas pude hacer nuevos amigos. Al principio me costó un poco acomodarme para volver a hacer viajes largos, pero mientras no tenía esa posibilidad le fui tomando el gusto a visitar pueblos bonaerenses no tan alejados de casa. Luego, poco a poco, comencé nuevamente a mochilear. En sucesivos viajes conocí tres países sudamericanos nuevos para mí, como Colombia, Ecuador y Chile. 

Cuando tenía 36 años, justamente en un encuentro de viajeros, conocí a Bettina. El flechazo de amor fue poderoso, y rápidamente nos convertimos en compañeros de vida y de viajes. Un año después ya estábamos viviendo juntos en un departamento del barrio de Caballito. A los 38 años con ella cumplí una de las aventuras viajeras que más soñaba, que era recorrer China.

En agosto de 2016 nació nuestro hijo Rafael, quien sin dudas ha revolucionado nuestras vidas de un modo maravilloso. La intención desde el principio fue acostumbrarlo a hacer lo que nosotros tanto amamos, que es viajar, y por eso comenzamos a hacer algunas escapadas de fin de semana para ir haciéndolo entrar en ritmo. Como nos pareció que se adaptaba bien y que hasta lo disfrutaba, nos decidimos a emprender un viaje largo. Los destinos fueron Cuba y Panamá. Allí, además de descubrir las bellezas de ambos países, empezamos a aprender cómo es eso de viajar en familia con un bebé. Este ha sido mi último viaje hasta el momento, pero en la cabeza ya me están picando algunos nuevos lugares para ir.

Con respecto a mi historia musical, ya desde la adolescencia me comenzó a gustar mucho ir a recitales. La primera banda que fui a ver fue Soda Stereo, en el estadio Obras Sanitarias en 1992. Desde entonces y hasta hoy estuve presente en muchos otros conciertos memorables como AC/DC, Asian Dub Foundation, Café Tacuba, Dancing Mood, Depeche Mode, Divididos, Guns n’ Roses, Héroes del Silencio, Kapanga, La Vela Puerca, Los Caballeros de la Quema, Los Piojos, Madness, Manu Chao, Massive Attack, Metallica, Muse, Os Paralamas do Sucesso, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Placebo, The Cure y The Rolling Stones, entre otros. Perdón si la lista es extensa, pero pienso que una de las mejores formas de conocerme es saber la música de la que disfruto, lo mismo que ocurre con los viajes. Mi grupo favorito es Pearl Jam.

Escribo textos (difíciles de catalogar) desde que tengo memoria. Me gusta mucho hablar con gente que no conozco. La mayoría de la plata que obtengo por mis trabajos la gasto en viajes y CDs. Soy hincha de Independiente de Avellaneda y simpatizante del Atlético de Madrid. Tengo dos tatuajes (uno en la espalda y otro en el brazo derecho), y ganas de hacerme uno más. No me gusta mandar ni obedecer. Mi escritor favorito es Milan Kundera. Me gusta mucho la cerveza. Suelo usar jeans, una remera y zapatillas. Detesto las armas y desconfío de quienes las usan. Mi película viajera de cabecera es Into the wild.

Cuando viajo me gusta hacerlo con una mochila en los hombros, gastando la menor cantidad de dinero posible pero sin perderme nada. Mis lugares favoritos para dormir son los hostales. Camino mucho por cada lugar nuevo al que voy, buscando la mejor vista de cada detalle. Todos los lugares me gustan, pues en cada uno encuentro algo particular y único que lo distingue.

Los países que he podido visitar hasta ahora (además de Argentina y España donde he vivido) son Alemania, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, República Checa, Chile, China, Colombia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Holanda, Hungría, Inglaterra, Italia, México, Mónaco, Panamá, Perú, Polonia, Portugal, Suiza, Turquía, Uruguay y Vaticano.

Me encanta sacar fotos. Me encanta comer en la calle con los lugareños. Me encanta ir a los museos (primero de historia y después de arte). Me encanta conocer la noche de los lugares en los que estoy. Me encanta perderme en los mercados. Me encanta tomar trenes y también navegar. Me encanta subirme a algún auto con amigos y salir a la carretera. Me encanta ver las nubes desde arriba en un avión. Me encanta escuchar música en vivo donde sea. Me encantan los sitios antiguos y me sorprenden los sitios muy modernos. Me encanta mezclarme con la gente que se mezcla. Me encanta tener siempre a mano un lápiz y un papel para escribir mis sensaciones como viajero, como persona. Me encanta cuando el día empieza y termina en un lugar nuevo. Me encanta sentarme en un bar después de una buena caminata, y sino en el banco de una plaza o en el cordón de la vereda. Me encanta dar sugerencias a quienes vengan a visitar la ciudad donde vivo o las que conozco más o menos bien. Me encanta la gente que conozco viajando. No me quejo jamás de un viaje porque la experiencia de viajar nunca me resulta desagradable.

Sobre todas las cosas, me encanta viajar. Lo hago cada vez que puedo y lo pienso seguir haciendo.

La frase relacionada con los viajes que más me representa sale de una canción de Gustavo Cerati: “Nada me importa más que hacer el recorrido, más que saber adónde voy.”

Hace algún tiempo que tenía la idea de comenzar a desarrollar un blog personal. A mis 37 años me dije a mí mismo que había llegado el momento. Y acá estoy, descubriendo esta nueva experiencia de unir cibernéticamente mi gusto por los viajes, la escritura y la fotografía. O, por decirlo de otra forma, recorriendo un nuevo camino.

En Cualquier Viaje nos encontraremos…

 

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Viajero Cualquiera

Me llamo Pablo Palacio. Nací en 1978 en Buenos Aires, donde actualmente vivo. Mi curiosidad me llevó a recorrer unos cuantos lugares y mi inquietud me hacer querer contarlo. Hasta el momento he viajado por 31 países. El blog lo hago desde septiembre de 2015. Te invito a acompañarme...

6 comentarios

  • Hermoso blog. Debo reconocer una profunda envidia por tantos destinos visitados y por tanta belleza para describirlos.
    Luego de tantos años de (para mí) amistad, era hora de decírtelo.
    Abrazo de gol.

    • Hola Pancho. Gracias por tu comentario y por el piropo.
      Para mí también es una amistad. Pese a que pueda pasar bastante tiempo sin vernos, al hacerlo parece que hubiera sido ayer. Espero que pronto organicemos alguna juntada y nos volveremos a reír de las mismas cosas de siempre.
      Te mando también un abrazo de gol.

  • excelente blog. excelente manera de contar y contagiar. Me identifico mucho con muchas cosas de las “que te encantan” y voy a seguir leyendo y degustando este blog que descubri hoy (porque compartiste en facebook sobre los hutongs). Tengo el placer de haber charlado al menos un poquito con vos y Bettina y seguramente este camino viajero nos volvera a cruzar, ya padres. Abrazo y de nuevo te digo; da gusto leer el blog.

    • Agradezco enormemente tus palabras, Javier.
      Espero que el camino viajero nos reúna pronto y charlaremos. Un abrazo grande.

  • detallada, fresca, excitante tu hasta ahora historia de vida, que seguirá creciendo con tus viajes y sensaciones y que trataré de seguir en este fresco blog que me hace viajar por tantos lugares sin pasar por la agencia de viajes
    Alfredo de Colegiales

Deja un comentario